«¿Qué tienen los pobres en la cabeza?»: la charla TED que es furor en las redes sociales

      Comentarios desactivados en «¿Qué tienen los pobres en la cabeza?»: la charla TED que es furor en las redes sociales

Mayra Arena compartió su experiencia de nacer y medrar en uno de los distritos más pobres de Bahía Blanca en extensas charlas motivacionales. Una reflexión para derruir los prejuicios. El vídeo tiene miles y miles de reproducciones.
Compartir
Tuit
Mayra Arena es una joven de Bahía Blanca estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de 3 de Febrero que vivió un buen tiempo en la marginalidad y fue la protagonista de una charla motivacional TEDx bajo el título “Qué tienen los pobres en la cabeza?” en la que procuró reflejar los prejuicios que se tiene con las personas de bajos recursos. La exposición de la joven de veintiseis años se viralizó velozmente y el vídeo logró prácticamente un millón de visitas.

«Tengo prácticamente todos los estigmas que se puedan tener de pobre: soy hija de madre adolescente, no tengo padre, somos un montón de hermanos, ninguno tiene padre, dejé la escuela a los trece, fui mamá a los 14”, empezó su alocución Arena, quien vivió bastante tiempo en la Villa Caracol. Seguido a ello la joven narró una anécdota personal, al enseñar la imagen de un baño: explicó que cuando iba a la casa de una amiga de instituto hacía pis en el bidé, pues creía que era el inodoro para el pis.

“¿Qué tienen los pobres en la cabeza? Se pregunta la gente en el momento en que nos ve tener muchos hijos; en el momento en que nos ve ser violentos, en el momento en que nos ven utilizar unas zapatillas que semejan traídas de otro planeta. Mas sobre todas y cada una de las cosas, cuando ven que los pobres proseguimos siendo pobres. ¿Por qué razón los pobres no salimos de la pobreza? ¿Por qué razón repetimos las historias? ¿Nos agrada vivir de este modo?”.

“Incorporamos equivocadamente la idea de que cuando somos violentos nos tienen otro respeto, pues en el momento en que una comienza a ser violenta, te dejan de consultar por qué razón tenés las zapatillas rotas, por qué razón tu mochila es tan vieja, por qué razón jamás traés lo que solicita la seño, por qué razón tus útiles son de varón”, apuntó en la conversación la joven, quien entonces charló de por qué razón múltiples familias tienen tantos hijos.

“La gente se desespera cuando ve que los pobres tenemos hijos (…) Los pobres tenemos hijos pues es lo único que podemos tener y tenemos muchos, por el hecho de que hallamos en todos y cada hijo una razón para levantarnos todos y cada uno de los días, pese a nuestra pobreza (…) La realidad es que una familia que te invita a tu casa a jugar, te enseña más que a emplear el baño. Te enseña que la vida puede ser de otro modo y que te la puedes ganar y la puedes vivir de otra forma», mantuvo conmovida la joven.

«Hay algo frente a lo que no nos escandalizamos. No nos escandalizamos con la pobreza. Vamos por la calle, vemos a un tipo durmiendo en la intemperie y no nos escandaliza. No vine aquí para solicitarles que se escandalicen toda vez que veo a un pobre. Es una injusticia que a los pobres se nos condena por no ser educados, mas absolutamente nadie se pregunta nunca si recibimos educación. Y a los pobres se nos condena por no ser respetuosos, mas absolutamente nadie se pregunta si alguna vez recibimos respeto. A los pobres se nos juzga por ser fríos y no ser cariñosos, mas absolutamente nadie se pregunta jamás si alguna vez recibimos amor», prosiguió.

Y por último, con la voz contenida, cerró: «Me agradaría decirles, sé que cuesta mucho comprender de qué forma somos, qué tenemos en la cabeza y sé que es realmente difícil entender y ponerse en los zapatos del otro. Sé que muy frecuentemente se enfurecen en el momento en que nos ven ser como somos, mas ahora cuando salgan de aquí y se crucen con un pobre, un marginal, por el hecho de que no somos invisibles, ya antes de enfadarse, ya antes de preguntarse qué tienen en la cabeza, me agradaría que piensen si se hubiesen enojado con una niña que hizo pis en el bidé por el hecho de que jamás había visto un baño».

Hace un tiempo la joven compartió una carta viral en redes sociales en la que especificó, desde su vida, la diferencia entre ser pobre y ser marginal.