¿Es sano vapear? La alternativa a fumar

Bastantes personas han encontrado en los cigarros electrónicos una opción alternativa, teóricamente, más saludable que los cigarros. No obstante, se han generados creencias encontradas respecto a las consecuencias que vapear tiene para la salud.

Ciertos especialistas señalan que, si bien no es el hábito más sano que pueda existir, de hecho es sensiblemente menos perjudicial que el cigarrillo; sin embargo, hay creencias de todo género.

La popularidad de los cigarros electrónicos
Un buen número de fumadores han encontrado en los cigarrillos electronicos una opción alternativa atractivísima y más saludable que aspirar humo de tabaco. La sociedad tiene claro que fumar es sumamente perjudicial para la salud, y es justamente por tal razón que los cigarros electrónicos tienen un repunte esencial.

Una de las razones por las que los cigarros electrónicos se han vuelto tan populares es pues los usuarios tenían la ocasión de emplearlos en espacios en los que el cigarrillo tradicional estaba prohibido. El cigarrillo vaporizador se hallaba, hasta hace poco, en una suerte de vacío legal.

Era común hallar poco a poco más personas y establecimientos con este género de opciones alternativas al tabaco. No obstante, nuevas regulaciones han alterado esta situación, lo que lleva a preguntarnos si ciertamente es sano vapear o bien si se trata de otra practica dañina para la salud.

¿Es sano vapear?
Recientes estudios han indicado que ciertamente vapear en una alternativa considerablemente más saludable a aspirar humo de tabaco. Para probar esta aseveración, los científicos del CSIC Joan Grimalt y Esther Marco, desarrollaron un procedimiento para examinar los diferentes componentes del cigarro electrónico contra el cigarrillo tradicional.

Los científicos explican que, en contraste al humo del tabaco, los cigarros electrónicos solo poseen nicotina. En el caso del tabaco, el humo trasfiere otro género de contaminantes considerados enormemente cancerígenos come es el caso del benceno.

Muchos son los principios activos muy perjudiciales en los cigarrillos; en verdad, los fumadores de tabaco retienen en sus organismos benceno, tolueno, etilbenceno, xilenos, estireno, nicotina y otros derivados.

La Universidad Instituto de la ciudad de Londres asimismo realizó una investigación respecto a las consecuencias reales de los cigarros electrónicos. Los resultados fueron sumamente positivos para los usuarios de estos dispositivos.

Concretamente, el estudio examinó un conjunto de individuos que pasaron de fumar tabaco a emplear cigarros electrónicos. Tras 6 meses, las substancias cancerígenas presentes en los organismos de estas personas se habían reducido drásticamente.

La polémica respecto a los cigarros electrónicos
A pesar de que diferentes estudios han indicado que es sensiblemente más sano vapear que fumar tabaco, el tema prosigue en el centro de la polémica.

Hay quien asegura que estos estudios carecen de la metodología conveniente para determinar que tan dañino es este producto. A pesar de ello, poco a poco más asociaciones reconocen al cigarro electrónico como una alternativa considerablemente más saludable que el tradicional.

Aspectos como la vulnerabilidad de los viejos fumadores asimismo está en el medio de la discusión. Frente a la aprobación del empleo del cigarro electrónico, no pocos son los médicos que advierten que el empleo del mismo en lugares públicos y la venta sin discriminación, puede tentar a personas que con mucho esmero consiguieron dejar el hábito de fumar tabaco.

A pesar de que el cigarro electrónico no contiene las substancias cancerígenas más dañinas, sí contiene nicotina. Por esta razón, los viejos fumadores pueden regresar a caer en viejos hábitos dañinos para su salud.

De igual forma, va a ser más simple para las nuevas generaciones tener acceso a la nicotina como substancia adictiva y el salto al tabaco puede ser considerablemente más fácil.

Vapear y el tabaco

A pesar de que vapear se ha transformado en una opción alternativa más saludable que el tabaco, lo más conveniente es no caer en ninguno de estos hábitos. Es esencial instruir y mentalizar a las nuevas generaciones respecto a los inconvenientes y ventajas del empleo de este dispositivo; ¿es sano vapear?, la contestación es no.

Tras múltiples estudios se llegó a la conclusión de que es sano vapear, o bien al menos lo es más que aspirar humo de tabaco, si bien ninguno de los 2 hábitos sea recomendable, sobre todo para personas con sobrepeso.

Es esencial rememorar que el humo de tabaco contiene un sinnúmero de substancias, además de la nicotina, que resultan considerablemente más dañinas para la salud normalmente. Además de esto, como hemos visto el cigarro electrónico solo contiene nicotina, con lo que forma una alternativa de entrada menos perjudicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *