Taller de innovación.

      Comentarios desactivados en Taller de innovación.

Tras la emisión estos días del último episodio de la sexta entrega de Juego de Tronos los seguidores ya están deseando que llegue la séptima temporada. Atrás quedan momentos como el episodio (6×09) La Batalla de los Bastardos que según la valoración que obtuvo en IMDb ha sido unos de los mejores capítulos de la historia de la televisión. El anterior record era Ozymandias el decimocuarto episodio de la quinta temporada de Breaking Bad. En el caso de Juegos de Tronos una de las cosas que ha quedado clara es que en la próxima temporada continuaremos viendo alianzas las cuales serán imprescindibles para poder ganar los Siete Reinos.

En el mundo de la innovación y el emprendimiento sucede algo parecido. Cada vez son más necesarias las alianzas para alcanzar el éxito. Hace unas semanas explicaba en otro artículo que desde el año 2010 están apareciendo incubadoras corporativas que trabajan con una mentalidad de innovación abierta con el objetivo de innovar con un modelo basado en la aceleración de startups internas y externas mediante la utlizacion de taller de innovacion. Los objetivos que persiguen las grandes empresas con la creación de estos centros incluyen asociarse con ecosistemas e innovar en productos y conceptos. Para las grandes empresas es interesante colaborar con startups ya que asimilan las metodologías ágiles que utilizan. Pero nos podemos preguntar en qué puede beneficiar a las startups trabajar de forma colaborativa con las grandes empresas.

Hace un par de semanas podíamos leer un interesante artículo de James Surowiecki para MIT Technology Review donde el autor nos ofrecía unos datos sorprendentes. El número de empresas que obtuvo capital semilla de inversores en Silicon Valley se duplicó entre 2007 y 2012. El capital riesgo en Estados Unidos durante los últimos años ha alcanzado los 238 billones estadounidenses de dólares y hoy más de 200 empresas son empresas unicornios es decir empresas valoradas en más de un billón (millardo) cada una. Estos pueden parecer unos datos excelentes, sin embargo, parece que no es oro todo lo que reluce y deberian hacer algun taller de creatividad para salir de esa zona de estancamiento. En realidad el emprendimiento americano está en declive y lo ha estado durante las últimas décadas. Según el departamento de comercio de Estados Unidos el número de nuevos negocios emprendidos ha caído significativamente desde el año 2000 así como el número de americanos trabajando en empresas de menos de un año. Incluso en 2013 se iniciaron menos empresas que en 1980 cuando la población era mucho menor. Curiosamente una de las causas de esta retroceso del emprendimiento en Estados Unidos no está ocasionada por una pérdida del apetito por el riesgo sino por lo que los economistas llaman los negocios de subsistencia.

Los fundadores de este tipo de negocios de subsistencia no están interesados en crear una gran empresa. Su ambición, en realidad, se centra en hacer algo que les guste, poder ganar cierto grado de independencia financiera y evitar tener que trabajar con un jefe sin tan siquiera asistir a un taller de capacitación. En el otro extremo encontramos un pequeño porcentaje de emprendedores transformacionales que sí tienen una ambición clara por llegar a crear empresas muy grandes. Los investigadores consideran que estas empresas están creando nuevos puestos de trabajo. De hecho, estás startups de rápido crecimiento (empresas que están añadiendo empleos a un ritmo de más del 25 por ciento al año) representan sólo un 15 por ciento de todas las empresas, pero suponen aproximadamente el 50 por ciento del total de empleos creados. Estas empresas también invierten en I+D en mayor proporción y son las empresas que podrían interesar en mayor medida si estamos intentando entender el impacto que tienen en la economía y en la innovación.

Un informe publicado en mayo de este año por la Kauffman Foundation confirma una desaceleración en la creación de estas nuevas empresas de mayor impacto potencial durante los últimos años. Otro estudio reciente de los economistas del MIT Scott Stern y Jorge Guzman nos ofrece otro enfoque según el cual a pesar de que el ritmo de formación de nuevas empresas de alto potencial de crecimiento está activo, sin embargo, la clave está en que muchas de estas empresas no están consiguiendo alcanzar ese éxito tal como lo consiguieron empresas similares durante épocas anteriores. Los autores explican que a pesar de que el número de ideas y potencial de innovación está creciendo, parece que existe una reducción en la habilidad de estas empresas para escalar o crecer de una forma sistemática y significativa. Para los autores una de las causas fundamentales es el enorme poder de las empresas incumbentes. Sucede que según un estudio del 2010 estas empresas incumbentes tienden a invertir en una I+D centrada en explotar tecnologías existentes e innovaciones incrementales, mientras que las startups están más enfocadas en desarrollar nuevas tecnologías e innovaciones radicales. Es aquí donde surge la necesidad de tener que emprender e innovar al estilo de Juego de Tronos. Se necesita un ecosistema robusto de incumbentes y startups desarrollando alianzas y para ello será necesario contar con personas que dominen la ambidestreza y que hagan de nexo de unión entre estos mundos empresariales tan diferentes.

Etiquetas de Technorati: Breaking Bad, creatividad, emprendimiento, empresas, Game of Thrones, I+D, IMDb, Innovación, James Surowiecki, Jorge Guzman, Juego de Tronos, management, MIT, Ozymandias, Scott Stern, Silicon Valley, Silicon Valley, startups